La Taberna del Guerrero

Foro de Rol Narrativo ambientado en el mítico mundo de Warhammer Fantasy.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Manuscritos de Noah. Parte 2: El Sur del Viejo Mundo.

Ir abajo 
AutorMensaje
Noah Fon Ronsenburg
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 12/11/2011
Edad : 22
Localización : Estalia.

Hoja de Personaje
Nivel:
3/4  (3/4)
Experiencia:
1311/1500  (1311/1500)
Inventario:

MensajeTema: Manuscritos de Noah. Parte 2: El Sur del Viejo Mundo.   Lun Dic 05, 2011 5:52 am

Manuscritos de Noah.
Parte 2: El Sur del Viejo Mundo.

Spoiler:
 



_________________



Mi nombre es Khalac Swordsson, vengo a por tu poder, para entregárselo a Tzeentch; a por tu cabeza, para el trono de Khorne; a por tus tripas, para la plaga de Nurgle; y para el tormento de tu alma, por la gloria de Slaanesh.


Última edición por Noah Fon Ronsenburg el Mar Dic 06, 2011 3:18 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rolonepieceworld.foroactivo.com
Noah Fon Ronsenburg
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 12/11/2011
Edad : 22
Localización : Estalia.

Hoja de Personaje
Nivel:
3/4  (3/4)
Experiencia:
1311/1500  (1311/1500)
Inventario:

MensajeTema: Re: Manuscritos de Noah. Parte 2: El Sur del Viejo Mundo.   Lun Dic 05, 2011 6:14 am

El Sur del Viejo Mundo

Edad Arcaica
A diferencia de las tierras que se convirtieron en el Imperio y Bretoni a, el sur del Viejo Mundo fue relativamente poco influido por las civilizaciones de Enanos y Elfos . La primera migración humana desde el sur se produjo cientos de años después de que la Raza de los Elfos prevaleciera sobre los invasores que surgieron en el mundo, cuando las Puertas del Caos se derrumbaron. Estas tribus seminómadas se asentaron a lo largo de los valles de los ríos y la costa de Estalia, Tilea, y el suroeste de lo que actualmente se conoce como los Principados Fronterizos . Los Elfos fueron los primeros en "descubrir" a estos seres humanos a lo largo de sus rutas comerciales con Barak Varr y la fortaleza enana sureña de Karaz Ankor. Los Elfos establecieron colonias comerciales a lo largo de esta ruta con el fin de aprovechar las posibilidades de comercio. Sin embargo, el comercio entre elfos y humanos no fue importante, pues ninguna de las partes tuvo mucho interés. Sin embargo, los seres humanos aprendieron mucho de la interacción y no pasó mucho tiempo antes de la primera civilización Humana apareciera en el Viejo Mundo. Los estudiosos no están seguros en cuanto a que civilización surgió en primer lugar, principalmente porque hay muy pocas pruebas al respecto, a parte de antiquísimos cuentos populares, transmitidos a través de los siglos. Tal vez lo sepan los Elfos, pero lo más probable es que no consideren el conocimiento acerca de las primeras civilizaciones humanas como terriblemente importante. La legendaria ciudad de Tylos fue fundada en el extremo norte de lo que hoy se conoce como el Mar Tileano, cerca de la bifurcación de las Montañas Abasko e Irrana. Poco después, la Guerra de Venganza entre Elfos y Enanos estalló en las tierras al norte de los montes Irrana. Inmediatamente, buques de guerra enanos - irónicamente construidos con métodos aprendidos de ingenieros navales elfos – aseguraron el flanco sur de Karak Ankor, patrullando el Golfo Negro y el este del Mar del Sur. Muchos Elfos en el sur del Viejo Mundo trataron de emular a la marina de Ulthuan; se retiraron del Mar del Sur para prestar servicios de transporte tropas y suministros a las colonias en el norte. Una ofensiva desde el sur, puesta en marcha por los Enanos de Dwarfholds, finalmente expulsó a los elfos de estas regiones del sur del Viejo Mundo. A pesar de la falta de comercio con los Elfos, Tylos se desarrolló rápidamente y amplió su influencia al norte y centro de Tilea, hasta el punto de recibir tributos en forma de esclavos de las tribus vecinas. Desarrolló relaciones comerciales con la ciudad-estado de Estacrez, que fue fundada en la punta suroeste de los montes Abaskos, así como con los avanzados reinos de la antigua Arabia. El prometedor futuro de Tylos fue cercenado drásticamente por una serie de catastróficos sucesos, y pareció que desde el cielo llovía la destrucción sobre la ciudad. Al parecer, de la noche a la mañana, la tierra devastada se convirtió en pantanos fétidos y la nefasta ciudad de Tylos desaparece de la historia. Fundada más o menos en la misma época que de Tylos, Estacrez extendió su influencia en el sur de Estalia. Su posición le permitió continuar el comercio con algunos los Elfos durante la guerra entre Ulthuan y Karaz Ankor. Con la caída de su vecino Tylos, Estacrez aumentó de su comercio con los árabes. Desafortunadamente, el crecimiento del poder de Nagash en las tierras áridas tiene como consecuencia el declive del comercio y la derrota y retirada de los Elfos del Viejo Mundo. Una serie masiva de terremotos y erupciones volcánicas en las Montañas del Fin del Mundo provocó réplicas de estos terremotos a través de las otras cadenas montañosas como la Abaskos. Un fuerte seísmo, tras una serie de potentes tormentas torrenciales, provocó un inmenso corrimiento de tierras, que enterró la primera gran ciudad de Estalia y su población. Las pocas personas que sobrevivieron milagrosamente viajaron muy lejos de esta maldita tierra. Aunque Tylos desaparece de la historia, sumergida en las marismas, una colonia de su pueblo hicieron su propia marca en la arcaica Tilea. Estos sobrevivientes vivieron entre los Altos Elfos situado en la colonia donde hoy en día se alza la ciudad de Remas. Dado que la Guerra Enano-Elfica se esparció por las tierras de Tilea, todos los asentamientos Elfos fueron sitiados. La presión de los ejércitos enanos obligó a los Elfos a abandonar una de sus colonias (Remas) a los humanos para poder concentrarse en la defensa de las demás en la región. La retirada de los Elfos de la antigua Remas permitió a los Enanos hacer lo mismo, dejando a los seres humanos para construir allí su civilización. Como los sucesores de Tylos, los antiguos Remeanos se refieren a su reino como el Imperio Eterno. En realidad, el Imperio Eterno nunca alcanzó la vitalidad de Tylos y tampoco fue eterno. Su expansión fuera de las inmediaciones del centro de Tilea fue muy limitado, aunque mantuvo el poder en esa zona durante casi mil años. Su principal socio comercial fue el antiguo reino Arabe de Nehekhara, aunque los disturbios en esas tierras eventualmente salpicaron el final del Imperio Eterno. De los registros arqueológicos, parece que la antigua Rema adoptó como su dios a Solkan, ya sea como dios de la Guerra o deidad principal, en la última parte de su historia. Se especula entre los especialistas que esta adopción de una deidad con doctrinas extremas podría estar relacionada con la caída de Nehekhara. A su declive sucedió una guerra contra un enemigo desconocido. Los detalles todavía se mantienen en el nebuloso ámbito del mito y la especulación, pero se cree que el Imperio Eterno llegó a un final desastroso con los antiguos Remanos abrasados en su tierra. Con su ciudad principal destruida, el legado de Tylos llegó a su fin cuando un gran terremoto devastó la región.

Periodo Clásico
Existe un debate acerca de cuándo la época clásica se inició en el sur del Viejo Mundo. Muchos estudiosos Imperiales afirman que tal época no comenzará hasta que Sigmar fue coronado Emperador. Para apoyar su argumento, estos historiadores han encontrado registros que ligan de la fundación de las grandes ciudades Tileanas con el primer año del reinado de Sigmar. Esta datación de eventos les permite también afirmar que Altdorf es la más antigua, la ciudad continuamente habitada en el Viejo Mundo. Historiadores que no están sujetos a las doctrinas Sigmaritas han autentificado pruebas que sitúan el aumento de las ciudades clásicas del sur del Viejo Mundo a un período de mucho anterior. La primera de estas ciudades se fundó en los alrededores de la Laguna de Lágrimas en los Principados Fronterizos. La gente de la región, conocidos como Darianos, comenzaron a comerciar con Barak Varr y ganaron mucho de sus relaciones con los Enanos. Incesantes incursiones de las tribus de “pieles verdes” y sus parientes de la región del sur conocida como Badland, empujaron a los Darianos a una alianza política para garantizar un cierto grado de seguridad y defensa. De esta necesidad surge la poderosa Liga Dárica. Encabezada por la tradición marcial de Solania y el poder económico de Myrmidens, la Liga Darica tuvo la suficiente fuerza para empujar a los pieles verdes fuera de la zona occidental de las tierras y mantener la seguridad durante siglos. Con el tiempo, sin embargo, la gran rivalidad entre las dos grandes Ciudades-Estados Daricas provocaron la guerra entre ellas y el debilitamiento de la Liga. Al oeste, los Tileanos y Estalianos fundaron sus grandes ciudades. La mayoría de éstas se establecieron sobre las ruinas de las antiguas colonias Elficas. Los Tileanos fueron los primeros en establecer una red de comercio en todo el sur del Viejo Mundo, incluido Barak Varr, estableciendo colonias mercantiles (Consulados del Mar) en las ciudades Estalianas , algunas aldeas Bretonias (que se convertirían en Brionne y Querelles), y la ciudad mercantil Imperial de Nuln.
En muchos casos, sacerdotes de Verena acompañaron a los comerciantes Tileanos para extender la justicia de Verena, registro de transacciones, y aprender lo que podían de los pueblos a los que se enfrentaron. De esta manera, el dialecto arcaico de Tilea, comúnmente conocida como “lengua clásica”, se fue extendiendo por todo el Viejo Mundo. Al igual que sus vecinos Tileanos, el pueblo de Estalia era gente de mar, así como agricultores. Establecieron rutas de comercio con los Emiratos Árabes en el sur y con el oeste de las tribus Bretonas. Algunos antiguos registros indican que existía comercio con Albion, pero estas informaciones son vistas con cierta sospecha.

Edad Oscura en el Sur
El desarrollo cultural en el sur del Viejo Mundo se detuvo con la invasión masiva de los Orcos de 474 CI, que barrió las formidables defensas de Barak Varr. La horda de pieles verdes invadió la región y destruyó la Liga Darica. Sin detenerse, la horda condujo sus fuerzas a través de Tilea, derrotando los ejércitos supervivientes y devastando los campos en su camino hacia Estalia. Aunque muchos murieron en la invasión, la fuerza de las grandes fortificaciones y ciudades Estalianas y Tileanas permitió a los habitantes evitar la misma suerte de la Liga Darica. A pesar de su éxito inicial en la masacre, la fuerza orca estaba demasiado extendida. Los restos de los ejércitos de Tilea y Estalia comenzaron un largo y lento proceso de eliminación de las amenazas verdes de sus tierras. La mayoría de los combates tuvieron lugar en campo abierto, pero los constantes peligros planteados por los pieles verdes redujeron la actividad agrícola. Las hambrunas eran comunes en todo el sur del Viejo Mundo, así como las enfermedades. Pasarían siglos antes de la Tileanos y Estalianos fueran capaces de expulsar a los orcos y volver a establecer un nivel de normalidad en sus tierras. En contraste, la antigua civilización en las tierras de los Principados Fronterizos desapareció para siempre y la zona se mantuvo con pequeños asentamientos humanos en las estribaciones de las colinas y las Montañas Negras. Tribus nómadas de Orcos y Goblins se asentaron en la zona central y del sur. La llegada de los señores de la guerra Bretones y sus séquitos a estas tierras cambió el equilibrio de poder. Los Bretones expulsaron y sustituyeron a las familias gobernantes nativas de la región. Sin embargo, desde el punto de vista de un campesino, los nuevos amos no eran mejores que los anteriores. Con el tiempo, los gobernantes Bretones se entremezclaron con los restos del viejo orden. Un desastre más acosó las tierras del sur del Viejo Mundo. La Peste Negra que se inició en 1111 CI en el Imperio se propagó por todo el Viejo Mundo. La devastación causada por esa enfermedad provocó numerosos muertos y aldeas enteras quedaron despobladas. Incluso las tribus de pieles verdes quedaron afectadas y muchos de ellos perecieron también. Al final de este período, la migración a los Principados Fronterizos desde el Imperio comenzó a crecer. Algunos lo hicieron para escapar de la anarquía imperante en la Edad de las Guerras en el Imperio, otros por las oportunidades que representaban las despobladas tierras de los Principados Fronterizos.

Las Guerras Árabes
Cuando el sur del Viejo Mundo comenzaba a recuperarse de la ruinosa pestilencia, otra amenaza apareció en su horizonte. Los corsarios Arabes se volvieron cada vez más audaces con los años e incrementaron sus ataques en las costas de Estalia y Tilea. Las incursiones finalmente culminaron con la invasión árabe de la isla de Sartosa, que había sido colonizada por inmigrantes Norse más de doscientos años antes. Desde su reducto en la isla, los corsarios intensificaron sus ataques, así como incursiones esclavistas a lo largo de la costa norte del Golfo Negro y a lo largo de los ríos de la región. Estos invasores se mantuvieron lejos de los Enanos de Barak Varr. Una mayor invasión árabe se produjo dos siglos más tarde. El objetivo principal fue Estalia, con un frente secundario, una expedición sobre Tobaro en un fracasado intento de asegurar el flanco de su esfuerzo principal. Las eternas pugnas entre reinos y ducados Estalianos terminaron ante la invasión, pero muchos de sus habitantes huyeron a las Montañas en la Irrana. Pronto, sólo la ciudad de Magritta se mantuvo desafiante, aunque sitiada. Guerreros de todo el Viejo Mundo dejaron de lado sus diferencias y se unieron en una Cruzada contra la invasión Arabe. Muchas batallas se libraron antes de que las ciudades y las gentes de Estalia fueran capaces de expulsar a los invasores. La liberación de Sartosa se prolongó unas décadas más, antes de la expulsión de los corsarios. La guerra no terminó allí. Muchas de las Órdenes de Caballería y las fuerzas mercenarias ansiaban más riquezas y gloria y los gobernantes locales querían estos insubordinados y fuerzas peligrosas fuera de sus tierras. Por tanto, buques Estalianos, principalmente los de Magritta, se aprovecharon de su sed de sangre y transportaron muchos de estos guerreros al norte y el oeste de las costas de Arabia . Con sus energías gastadas, los árabes no pudieron resistir en las etapas iniciales de esta contra invasión. Muchas ciudades y pueblos cayeron ante los incursores Viejo Mundanos, incluido el entonces Sultán de la ciudad Arabe de Istrabul. La destrucción de Istrabul resultó ser el catalizador para la reacción Árabe. Ejércitos desperdigados (perdidos) en el desierto atacaron entonces con una fiereza que los cruzados no habían previsto. Donde una vez hubo victorias para los invasores, ahora experimentaron la derrota. Los cruzados se abrieron camino luchando con crecientes pérdidas hacia la costa de Arabia y sus puertos marítimos. Alzamientos y revueltas convirtieron estos (relativamente) seguros refugios en lugares peligrosos. En represalia, los cruzados incendiaron estas ciudades portuarias a fin de cubrir su propia evacuación. Buques de Tilea y Estalia transportaron los restos de las fuerzas cruzadas de vuelta a los puertos del sur del Viejo Mundo, desde donde estos guerreros podrían regresar a casa.

Edad de la Recuperación
Algunos estudiosos Tileanos proclamaron el año que siguió a la expulsión de los árabes de Estalia como la Era de la Exploración. Afirman que durante esta época Marco Colombo, el fundador de la familia gobernante de Trantio, "descubrió" Lustria y trajo riquezas de esas tierras extranjeras. Otros estudiosos se muestran escépticos al respecto, al no haber registros históricos que evidencien un logro tal en ese momento, ni realmente creen que podría haber una expedición que escapara al conocimiento de los Altos Elfos. Más probablemente, la familia Colombo reclamó con posterioridad la gesta, en un intento de atribuirse el descubrimiento, realizado siglos más tarde por el explorador nórdico Eric el Perdido. También hay algunos registros históricos en el Templo de Verena en Remas que sugieren que Colombo no era más que un pirata que atacó buques de otras ciudades Tileanas, así como Estalianas y de Arabia . Por otra parte, existen unas placas sobre Lustria situadas a la entrada del palacio de Trantio en honor a Marco Colombo. No cabe duda de que las ciudades-estado Tileanas aprovecharon el fin de las hostilidades con Arabia para ampliar su red de comercio. Este incremento comercial de desarrolló en competencia directa entre las própias ciudades tileanas, así como con los puertos estalianos, principalmente con Magritta. Escaramuzas, en particular en el mar, eran comunes entre las ciudades competidoras. Por otra parte, los corsarios Arabes volvieron a acosar a los mercaderes, mientras los piratas Viejomundanos aumentaban.
A veces, estos bandidos del mar batallaban entre sí por el derecho a atacar a un buque mercante, lo que permitía a la presa tratar de escapar intacta. Como consecuencia, numerosos piratas Viejo-mundanos se unieron para controlar las costas de Sartosa a Luccini. La Guerra de los Magos, que comenzó en Middenheim, se derramó a través de las montañas y también afectó la sociedad del sur del Viejo Mundo. Los magos imperiales en fuga fueron perseguidos por los cazadores de brujas de Sigmar, Mórr y (en menor medida) de Solkan, que deseaban "salvar" las almas de sus presas purificándolas a través de la llama. Emisarios del Gran Teogonista (del cada vez más desmoronado Imperio de Sigmar) trajeron la prueba de la mancha del Caos en los magos a sus homólogos religiosos. Pronto, otros cultos (con las excepciones de Shallya y Ranald) se sumaron a la persecución y la quema de brujas y magos. El esfuerzo en Principados Fronterizos fue más difícil, ya que la tierra era mucho menos "civilizada". Las artes arcanas en el Viejo Mundo fueron brutalmente reprimidas durante los siguientes tres siglos, con muchos de sus practicantes supervivientes empujados a la clandestinidad. La visión actual de muchos eruditos Tileanos es que el año 2000 CI anunció los albores de la Edad de la Ilustración. Este término resulta poco apropiado en la medida en estos años se caracterizaron tanto por avances en el arte, la cultura y la prosperidad como por la presencia de la peste, el hambre y las guerras. Algunos estudiosos atribuyen estas calamidades malévolas a vapores que emanan de las Marismas Enfermizas (Plagaskaven). Si bien esta teoría es plausible para el norte de Tilea, es exagerada su aplicación al resto del sur del Viejo Mundo. Las guerras fronterizas entre el norte de Estalia y el suroeste de Bretonia se convirtieron en frecuentes porque cada una de las partes trató de ganar tierras a expensas de la otra. Los Reinos Estalianos también lucharon entre sí por la influencia y la tierra, así como contra los ducados independientes Irrananos. Los Bretonianos trataron de extender su influencia hacia el sur también, pero sin resultados, y lo mismo hicieron en el norte de Tilea, aunque sus continuos intentos también fracasaron. Por entonces, rumores sobre una gran guerra en el norte de las tierras de Kislev provocó la marcha de muchas compañías mercenarias. Debido a su ausencia, la paz reinó en todo el sur del Viejo Mundo durante los pocos años en los que el Imperio, Kislev y Norsca lucharon por la supervivencia.

El Regreso de los Elfos y el Auge de Estalia
En el año 2150 (Cronología Imperial), regresaron los Elfos al Viejo Mundo navegando hasta Marienburg y firmando un tratado con las grandes casas de mercaderes de la ciudad, por el que se convertían en los agentes comerciales exclusivos de los Elfos de Ulthuan. Este golpe hizo fracasar los intentos de los diversas ciudades Estalianas y Tileanas llegar a de acuerdos comerciales con los Elfos. Los poderes mercantiles en el sur reaccionaron de formas diferentes. Los Tileanos vieron una oportunidad de ampliar su influencia, por lo que firmaron acuerdos con Marienburg para ser socios comerciales y bancarios. Por su parte, Bilbali, capital del reino Estaliano de Tigarre, fue golpeada duramente por el giro de los acontecimientos. Su comercio naval se vio entorpecido en gran medida por los piratas de Brionne, que eran sospechosos de trabajar con la connivencia con los mercaderes de Marienburg. Como respuesta, Bilbali utilizó los canales diplomáticos para llegar a acuerdos comerciales con L'Anguille y Bordeleaux, rivales de Marienburg y Brionne, respectivamente. Magritta, irritada también por la alianza entre sus rivales Tileanos y Marienburg, concentró sus esfuerzos en el fortalecimiento de su red comercial con los califatos y emiratos de Arabia y la expansión hacia las lejanas costas de las Tierras del Sur, Ind y Cathay.
Esta extensión colocó a los Estalianos en competencia comercial directa con los Elfos, lo que desembocó en varios enfrentamientos armados en alta mar. Magritta asumió de buena gana el riesgo de una guerra contra los Elfos, mientras estas nuevas rutas comerciales la enriquecían. Harta de los saqueos de los corsarios de Brionne, Bilbali encabezó una coalición de reinos y ducados del norte de Estalia contra el Ducado de Brionne. Los aliados Bretonianos de Bilbali convencieron a su rey de que la incursión era un asunto local, causado por el apoyo a la piratería por el duque Brionne. En ese sentido, sus argumentos fueron reforzados por sobornos bien colocados, que mantuvieron apartado al Rey de Bretona en las etapas iniciales de las hostilidades. A medida que la guerra continuaba durante varios años, llegando la propia Ciudad de Brionne a quedar sitiada, otros ducados bretonianos, principalmente Quenelles y Carcasona, comenzaron a presionar al Rey para que acudiera en ayuda de Brionne. La campaña contra Brionne resultó, sin embargo, poco efectiva, convirtiéndose en un drenaje de la riqueza de Bilbali. Con la perspectiva de una guerra más amplia y costosa, los emisarios de paz de L'Anguille y Bordeleaux negociaron un acuerdo en el que Brionne pagaría algunas reparaciones a Bilbali y sus aliados Estalianos a cambio del cese de las hostilidades. El apoyo de Brionne a los piratas se volvió menos manifiesto durante varias décadas y con el tiempo, la farsa llegó a su fin. Magritta intentó un enfoque diferente en el sur. Durante años, las hijas de las familias nobles de Astarios y Cantonia fueron muy codiciadas por la clase dominante del sur de Tilea para matrimonios y las alianzas políticas. Esto dio a los gobernantes de estos reinos Estalianos cierta influencia en la política y el poder en los regímenes Tileanos. El gasto de capital adicional les consiguió concesiones comerciales con Luccini y Verrezo, lo que causó cierta alarma en Remas y Miragliano. Tobaro comenzó a involucrarse en las actividades Estalianas, especialmente después de que Magritta invadiera la isla de Sartosa con la excusa de actuar contra los piratas con base en esa isla. La caída de Sartosa causó alarma en Marienburg, que decidió a actuar en contra de los intereses de Magritta utilizando su riqueza para romper el poder y la influencia Estaliana en el sur de Tilea. Esta amenaza obligó a Magritta y sus aliados a intervenir, de modo que el reino Estaliano de Astarios condujo un ataque a Tobaro, uno de los socios comerciales Tileanos de Marienburg, aunque uno menor. Este movimiento resultó demasiado para los aliados Tileanos de Magritta y comenzó una lucha general. El coste económico de la guerra para Magritta y sus aliados Tileanos se hizo difícil de de mantener. La ironía fué que los reinos Estalianos del sur se vieron obligados a obtener préstamos de Marienburg para mantener sus economías a flote, mientras que se retiraron de Sartosa y Tobaro. En los Principados Fronterizos, más incursiones de los Orcos forzaron a Bretonia a intervenir. En respuesta a las demandas de la nobleza Bretoniana, que alegó relaciones de parentesco con nobles de los Principados Fronterizos, el Rey de Bretona proclamó una Cruzada contra los pieles verdes. Los caballeros bretonianos y sus huestes cruzaron el norte de Tilea donde tomaron los buques hacia los Principados Fronterizos, en su búsqueda de honor y gloria. Los bretonianos consiguieron un gran éxito en la limpieza de las tierras de los pieles verdes, pero su arrogancia y orgullo creció tanto como sus victorias. Llevaron su campaña hasta las Tierras desoladas, al sur del Golfo Negro, destruyendo todo a su paso. Enardecidos por su éxito, la flor y nata de los caballeros bretonianos ignoraron las advertencias que los Enanos colocaron en el Paso de la Muerte, en su empeño por expulsar a los pieles verdes de vuelta a las Tierras Oscuras. La posterior masacre obligó a los supervivientes bretonianos a retirarse de nuevo a los Principados fronterizos, y muchos de los cuales posteriormente regresaron a su patria desmoralizados y derrotados. Sin embargo, el balance final fue que los bretonianos lograron empujar a la mayoría de los Orcos y Goblins más allá del río de Sangre, en las Tierras Desoladas.

ESTALIA
Spoiler:
 
TILEA
Spoiler:
 
SARTOSA
Spoiler:
 
BRETONIA
Spoiler:
 

_________________



Mi nombre es Khalac Swordsson, vengo a por tu poder, para entregárselo a Tzeentch; a por tu cabeza, para el trono de Khorne; a por tus tripas, para la plaga de Nurgle; y para el tormento de tu alma, por la gloria de Slaanesh.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rolonepieceworld.foroactivo.com
 
Manuscritos de Noah. Parte 2: El Sur del Viejo Mundo.
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Taberna del Guerrero :: La Aldea :: Tablón de Anuncios-
Cambiar a: